¿Cómo proteger a tu perro de la procesionaria del pino? Consejos prácticos

¿Cómo proteger a tu perro de la procesionaria del pino? Consejos prácticos
5 (100%) 2 votos

 

La procesionaria es un tema que ya hemos tratado en este blog. Si no sabes de lo que te estoy hablando, tienes que leer este artículo sobre la procesionaria del pino que escribí hace algún tiempo.

¿Qué es la procesionaria del pino?

La procesionaria es el nombre común que reciben unas orugas que se pueden encontrar al final del invierno o inicio de la primavera en muchas zonas de nuestras ciudades y pueblos. El nombre de este insecto es Thaumetopoea pityocampa y en su fase de larva tiene la típica forma de oruga.

Está muy extendida por el sur de Europa y de América y, aunque se llame “del pino”, también abunda en abetos y cedros. Se encuentran en invierno formando unas estructuras tipo nido de seda de color blanco en las copas de los árboles por lo que si las ves en estas épocas ya podrás saber que al final del invierno estarán en los suelos de estas zonas.

La procesionaria, mediante sus pelos urticantes puede causar lesiones en la lengua de tu perro, pudiéndose producir la pérdida de una parte de ella.

Cuando descienden del árbol forman largas filas de orugas, cubiertas de pelos urticantes, que vagan buscando normalmente un lugar donde enterrarse y convertirse en adultas (mariposas) para el verano.

¿Cuál es el riesgo?

Como te expliqué en el post anterior, la oruga está recubierta de pelos urticantes, que pueden provocar reacciones en la piel y vías respiratorias de personas y animales. Estos pelos pueden incluso llegar a producir una necrosis de las zonas afectadas, dando lugar a lesiones muy dolorosas.

El mayor problema para los perros es que la curiosidad de ver esas largas filas de orugas les lleva a querer investigar o juguetear con ellas - Twittealo! ; y al tocarlas, bien con las extremidades o bien con la lengua, los pelos se clavan en su piel y producen un intenso dolor y picor.

Además, el efecto de lo pelos de las orugas suele producir necrosis de las zonas donde se ha producido el contacto, por lo que en muchas ocasiones los perros afectados pueden llegar a perder parte de la lengua o zonas extensas de la piel.

¿Cuándo debes alarmarte?
Si habéis dado un paseo y , aunque no hayas visto las orugas, ves que tu pequeño comienza con una salivación excesiva, le duele la boca, se lame muy insistentemente alguna parte… entonces debes preocuparte y acudir al veterinario.

¿Cómo puedes prevenir que tu perro las toque?

Ya te he comentado que si ves durante el invierno sus “nidos” en las copas de los árboles, sabrás que en ese parque habrá procesionaria para finales del invierno o inicio de la primavera - Twittealo! . Por ello mi primer consejo es que no frecuentes estas zonas.

Evita los parques con pinos, abetos, cedros… en estos son donde crecen las larvas, por ello en el suelo que los rodea será más probable que haya individuos deambulando.

Intenta evitar también las zonas de pinar porque en la naturaleza también existen árboles que alberguen las orugas.

Mantén a tu pero siempre controlado con correa y si es necesario ponle bozal en estos días - Twittealo! . Evita que tenga contacto con ellas y sólo permítele el juego libre en zonas donde te hayas asegurado que no hay árboles que puedan albergar orugas.

Exige a las administraciones que hagan acciones preventivas frente a la procesionaria, ya que pueden ser un riesgo para ti y los tuyos, incluyendo niños pequeños. El control de plagas puede reducir en mucho su presencia en una zona.

Elimínala de tu jardín. Si tienes un jardín en el que hay árboles donde se desarrollan las procesionarias, debería de establecer períodos de fumigación y control de las plagas. Si prefieres una solución más ecológica, existen conos que se ponen en el tronco de los árboles afectados que recogen bastante cantidad de orugas que descienden al suelo, aunque como siempre puede escaparse alguna, así que no te despistes.

Si temes que haya jugado ya con alguna oruga, acude al veterinario cuanto antes. Puedes intentar lavar la zona afectada con agua tibia, aunque personalmente esta es una solución que no te recomiendo. Si lo haces, utiliza siempre guantes y  no toques con la piel desnuda la zonas donde haya podido haber contacto con la oruga. Aun si optas por hacerle el lavado en casa, deberías de acudir al veterinario, ya que tu pero podría desarrollar una reacción alérgica y hay que estar prevenido.

 

Ya has visto el peligro que entraña esta oruga llamada procesionaria del pino y que puede suponer un problema de salud para tu pequeño bastante serio, por todo esto, tienes que estar muy pendiente de todo lo que puedas ver en tu perro y acudir al veterinaio tan pronto como te sea posible si sospechas que ha podido tener contacto con ella.

Si te ha parecido interesante el artículo, compártelo. Así ayudarás que más personas tengan conocimiento de los peligros que entraña esta oruga y ayudarás a que sus perros estén más seguros en sus paseos por los parques.

 

 

 

 

Esto es interesante…

  • Perro convive con gato
    ¿Pueden convivir un gato y un perro juntos?
  • Bulldog Ingles
    Un Bulldog como mascota: cuidados habituales.

  • Procesionaria y tu mascota: Caen de los pinos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.