Hernia discal: un problema en la columna

Hernia discal: un problema en la columna
¡Vota este post!

Hoy vamos a hablar de la hernia discal o hernias de disco intervertebral, un problema común en la clínica y habitual en las consultas de neurología.

perro-hernia-disco-espalda

¿Donde puede producirse una hernia discal?

La columna vertebral es ese pilar que ayuda a sostener el cuerpo humano y de nuestros animales. Dentro de esa estructura tan importante discurre la médula espinal, la conexión entre el encéfalo (cerebro, cerebelo y bulbo raquídeo) y los el resto de órganos, músculos y estructuras.

La médula espinal actúa como si fuese un inmenso cable que lleva la información al cuerpo - Twittealo! y la recoge de nuevo para devolvérsela al cerebro. Sin embargo es una estructura muy sensible y por todo lo que supone, es importantísimo que funcione con total precisión.

Entre los huesos de la columna (las vértebras) existen unas estructuras que son como una almohadilla  y que evitan que los huesos rocen entre sí. Esta estructura se llama disco intervetebral.

Existen situaciones en las que el disco intervertebral deja de estar en su lugar, produciéndose ahí la hernia discal - Twittealo!  y dando lugar a complicaciones en la salud de nuestras mascotas.

¿Para qué vale un disco intervertebral?

Como te he comentado, la médula es tremendamente sensible, por eso va recubierta de hueso (las vértebras) que evitan que se dañe. El problema es que para darle movilidad a esta estructura han de existir puntos que no sean tan rígidos como el hueso y que permitan articularse todo el conjunto. Estos son los discos intervertebrales.

Si uno de sus discos sale de su localización, total o parcialmente, se producirá una hernia discal, que ocasionará una compresión en la médula espinal, afectándose a cómo transmite la información nerviosa.

¿Cómo puede producirse una hernia discal?

Las hernias de disco pueden producirse por varias causas - Twittealo! , desde golpes en la columna hasta por el envejecimiento del propio disco que acaba debilitándose y deformándose, dando lugar a una compresión. Existen animales que padecen problemas crónicos en su columna vertebral. Estos animales va a estar predispuestos a padecer una hernia discal por la forma de su columna. Recuerda que ya hablamos de ello cuando mencionamos los cuidados del Bulldog.

Una hernia discal  es tanto más grave cuanto mayor sea la compresión. Por ello no será lo mismo una hernia discal que produce una ligera compresión y en determinados momentos (tras el ejercicio intenso, por ejemplo) que aquella que se produce de una forma aguda tras un esfuerzo y que comprime la columna de forma súbita.

La hernia discal es un problema serio en la clínica veterinaria. ¡Aprende a detectarlo! - Twittealo!

¿Qué puedes observar tú tras la aparición de una hernia discal?

Normalmente, los propietarios se dan cuenta que su mascota está un poco más patosa, arrastra un poco las patas, se queja cuando la cogen, o incluso se cae al bajar algún escalón. En ocasiones el dolor les impide tumbarse y dan vueltas de forma errática para evitarlo.

Otras veces, sobre todo después de un esfuerzo (subirse o bajarse del sofá) un traumatismo (haberse caído por las escaleras), etc. se encuentran que su mascota no mueve las extremidades y no se mantiene en pie. Éste es un momento delicado pues quiere decir que la lesión es muy importante y hay que atenderla de urgencia.

¿Qué hacemos en la consulta?

Intentaremos localizar lo mejor posible la hernia discal; primero identificaremos el tipo de lesión y después buscaremos dónde está:

  • Exploraremos buscando zonas de dolor en la espalda.
  • Miraremos sus reflejos.
  • Veremos si se tiene en pie.
  • Veremos si siente dolor en las extremidades.
  • Haremos pruebas (radiografía, resonancia magnética…) para determinar si hay lesión.

En función de la lesión podremos intervenir de un modo u otro para paliar la situación. Su solución puede ser:

  • Médica: si el problema es menor y podemos solucionarlo de forma médica, con reposo y la adecuada terapia, intentaremos explorar esta vía.
  • Quirúrgica: si el problema lo requiere, puede ser necesario intervenir de forma urgente, a fin de eliminar la hernia discal y , con ello, la compresión en la médula y evitar que se siga dañando. Es una cirugía complicada y dolorosa y va a requerir rehabilitación posterior para ayudar a rehabilitar al paciente.

¿Cómo prevenimos la aparición de una hernia discal o su agravamiento?

Si tu mascota ya está afectada por una hernia discal, es mayor o pertenece a las razas de riesgo… haremos un pequeño protocolo, centrado en la eliminación del sufrimiento del disco intervertebral:perro-hernia-dicas-problema-de-espalda

  • Evitarás el ejercicio intenso.
  • Evitarás que suba o baje escaleras.
  • Evitarás que se suba o baje del sofa.
  • Evitarás que reciba golpes en la espalda.
  • Intentarás mantenerla en reposo para evitar que el cuadro se agrave.

 

 

 

Como ves es un problema peliagudo pero que, como todo, tenemos saber detectar.

¿Qué te pareció? ¿Te resultó interesante? Compártelo con tus amigos y, si quieres saber más subscríbete al blog.

Esto es interesante…

  • Bulldog Ingles
    Un Bulldog como mascota: cuidados habituales.

  • El Síndrome de Disfunción Cognitiva. Un problema de animales mayores
  • Pastor aleman
    Cuidados del pastor alemán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.