Frida, la perra rescatadora de México

Frida, la perra rescatadora de México
¡Vota este post!

Frida, la perra rescatadora de México

Cuando ocurre una catástrofe natural todas las esperanzas se depositan en intentar evitar que el número de víctimas de la misma sea muy elevado. Por eso se intenta tener la mayor velocidad en encontrar y rescatar a todas aquellas personas que han podido quedar sepultadas bajo escombros, tierra, lodo…

Durante el último mes hemos estado pendientes de las terribles noticias que nos llegaban desde México, donde el gran terremoto dejó un rastro de destrucción muy importante por el país. En esos momentos, los perros que ayudan en el rescate de personas son la gran esperanza de aquellas víctimas que se encuentran atrapadas.

En este caso, gracias a las redes sociales nos hemos enterado de historias que ocurren de forma normal en los desastres naturales pero frente a las que nadie repara, ya que lo habitual es que se siga de cerca la noticia del suceso pero no la del rescate posterior. Debido a que en el caso de Frida las redes sociales se han volcado con la difusión de su historia, hemos sabido de ella y se ha puesto de relieve la gran importancia que tienen los perros como ella.

¿Quién es Frida?

Frida es una labrador de 7 años de edad, es una perra rescatadora que ha estado ayudando a encontrar víctimas sepultadas en el terremoto de México de septiembre de 2017. Ha salvado a más de 50 personas en su trayectoria profesional hasta el momento en diferentes actuaciones por varios países del mundo.

Su historia merece ser contada para contar a través de su ejemplo la historia de todos esos perros que se ocupan de ayudar cuando más los necesitamos.

¿Qué es un perro rescatador?

Estos perros son animales que se entrenan desde cachorros para el momento de prestar su ayuda - Twittealo! . Este entrenamiento se basa en un juego, por lo que básicamente lo que realiza durante los rescates es jugar a encontrar personas. Pero ¿qué personas? Pues únicamente las que se encuentran “escondidas” y que detectan por el olfato.

Perro de rescate

Esto se consigue muy poco a poco y con mucha constancia. Al inicio el entrenador usa un juguete (un tirador de tela) y el perro rescatador debe ladrar para poder jugar. Poco a poco se van introduciendo más variables; el entrenador se esconderá, por lo que el perro deberá encontrarlo para jugar, cuando lo haya encontrado, ladrará y entonces saldrá de su escondite para jugar con él o ella. Después el perro aprenderá que sólo la persona escondida jugará y el resto no le prestarán mayor atención. De esta forma irá comprendiendo que el rescate es un juego y que solo si encuentra a la gente que está escondida habrá juego.

De esta forma, la relación que se establece con la persona que lo entrena durante la fase de adiestramiento es la base del amor y la entrega de estos perros con las personas, porque se basa en el cariño y en la estimulación positiva. Además, durante todo el tiempo que realizan el servicio, su entrenador es la misma persona por lo que la confianza y el cariño que se establece entre ambos es inmensa. Ellos forman lo que se conoce como binomio canino y como te he dicho es una unidad indivisible.

La ventaja que tienen los perros frente a las personas en las labores de rastreo es que ellos tienen mucha más sensibilidad para captar olores diferentes, de forma que pueden seguir un rastro percibiendo moléculas de olor de las que nosotros no somos ni siquiera conscientes.

 

¿Qué perros suelen ser rescatadores?

Pues son perros de tamaño mediano, que tengan fuerza como labradores, collie, mestizos, etc. Lo más importante es que quieran jugar para poder encontrar a las personas.

Además, gracias a su tamaño pueden pasar por zonas de difícil acceso y su peso no es lo suficientemente grande como para desplazar los escombros a su paso.

Para evitar lesiones y garantizar que desarrollan su labor de forma segura, los animales van equipados con protectores en sus patas, chalecos y arneses para evitar que se dañen y protectores en sus ojos.

¿Y tras su tiempo de servicio?

Cuando su edad hace que ya no puedan prestar su servicio, se retiran. Para entonces el amor con su entrenador (el mismo durante todo su vida de trabajo) es tan fuerte que la mayoría de ellos acaban siendo adoptados por sus entrenadores, ya que ninguno puede separarse del otro.

Aun así, si su entrenador no pudiera adoptarlo, existen asociaciones que se dedican a encontrar a estos pequeños héroes como Frida una segunda oportunidad. Aquí te dejo un enlace a una de estas ONG.

Los perros rescatadores son todo un ejemplo…

En la mayoría de las ocasiones, los animales son ejemplo de entrega incondicional y amor hacia sus familias. En el caso de los perros de rescate, gracias a su inteligencia y a la forma en la que han sido educados actúan de una forma fundamental para ayudar a salvar una infinidad de vidas por todo el mundo.

Aunque muchas veces nos centramos en el egoísmo del ser humano y en el modo en que usa a los animales para sus propios fines, la utilización del perro de rescate es, sin duda, la hermosa. Yo, al menos, estoy seguro de que estos animales disfrutan de la labor que hacen y, como auténticos héroes que son, que si pudiésemos conocer su opinión, no cambiarían su profesión por nada del mundo - Twittealo! .

Si te gusta el vídeo, por favor, suscríbete al canal:

 

Esto es interesante…

  • totoro el gato gorodo
    Totoro, el gato que lucha contra la obesidad -Nuevo vídeo…
  • Gato obeso
    Obesidad en gatos.
  • Galletas artesanas para perros
    Galletas para perros ¿Cuáles son más sanas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *