Mi perro se rasca. ¿Qué es la atopia?

Mi perro se rasca. ¿Qué es la atopia?
¡Vota este post!
Muchos lo sabéis, tenéis perro y seguro lo habéis tenido que llevar alguna vez al veterinario por problemas relacionados con la piel. ¿Que no? piensa, las otitis también se consideran problemas de piel.
Los problemas de piel son las enfermedades más frecuentes de la medicina veterinaria - Twittealo!  . En concreto, el post de hoy aborda uno de los problemas más comunes y frustrantes en la clínica común: las dermatitis atópicas.
Las manifestaciones alérgicas en la piel se pueden provocar por numerosas causas, algunas de las cuales te las voy a mencionar:
Estas causas no actúan de modo aislado, en el animal atópico varias pueden concurrir para producir la patología, por lo que, como verás más adelante, tendremos que actuar sobre todas a la vez.
La atopia es la predisposición al padecimiento de alergia - Twittealo!  frente a estas sustancias: es la predisposición de tu mascota a reaccionar de forma anómala a otras sustancias que para otros animales son inocuas (inofensivas). Estas sustancias reciben el nombre de alérgeno.
Es tan frecuente como patología que hemos pasado de denominarlo simplemente atopia a dermatitis atópica.
En relación a esta enfermedad, como en los seres humanos, se ha observado un aumento considerable de los casos de atopias en los animales (sobre todo en perros) y se piensa que es porque las sustancias que son susceptibles de producir la alergia (alérgeno) se unen con los contaminantes ambientales, aumentando su capacidad de estimulación del  sistema inmunitario.
Los últimos estudios han demostrado alteraciones en los animales atópicos (predispuestos a padecer una alergia), por la que se produce alteraciones en los ácidos grasos de su piel. Estas alteraciones van a conseguir que la piel sea más seca (pierde más agua y absorbe menos) de modo que parece que se relaciona con que los alérgenos penetren más por esta vía, que en otros animales es menos permeable.
¿Cuáles van a ser los síntomas que vemos?
Son básicamente cutáneos, aunque algunos animales atópicos tienen alteraciones como rinitis y asma relacionados con la patología. Las principales alteraciones son:
  • Enrojecimiento de la piel: Eritema
  • Abultamientos e hinchazón. Aumento normalmente de la temperatura.
  • Pérdida de pelo: Alopecia
  • Lamido de extremidades delanteras (se produce coloración rojiza-marrón por la saliva).
  • Caspa, descamaciones. Piel seca y quebradiza.
  • Otitis externas frecuentes. Sacudida frecuente de cabeza, rascado de orejas. Pabellones auriculares rojos y calientes.
  • Picor: puede ir de leve (con rascado eventual) a muy grave (con mordiscos y automitilzaciones, llegando al sangrado). A veces arrastrarán el trasero: hemos de distinguirlo de problemas en las glándulas perianales.
Las lesiones suenen encontrarse en la cara (alrededor de los ojos, barbilla, hocico…), en la parte baja del abdomen, en las extremidades (entre los dedos) y suelen empezar a producirse en animales desde los 6 meses hasta los 3 años. En raras ocasiones se manifiesta más tarde de los 6 años (sólo un 10%).
¿Qué haces?
Si detectas estos síntomas debes e acudir al veterinario. Es importante detectar y diferenciar cual es el origen de la atopia para poder actuar. La historia clínica es mucha importancia, repasa todo lo que tengas en casa que pueda estar relacionado.
Tras esto el veterinario propondrá hacer pruebas y empezará a realizar un tratamiento adecuado. Es muy importante que cumplas todas y cada una de las pautas que se indiquen:
  1. Inmunoterapia contra el alérgeno identificado: es una solución normalmente poco económica pero la única que realmente se ha demostrado más efectiva a largo tiempo. Consiste en identificar el alérgeno y someter al paciente a contacto con éste a dosis cada vez más alta, el sistema inmunitario del paciente termina por no reaccionar, habiéndose controlado el problema.
  2. Tratamientos médicos con antihistamínicos e inmunosupresores: tienen buenos efectos iniciales pero pueden provocar efectos a largo tiempo. Otras terapias como ácidos grasos que refuercen su piel.
  3. Controla los alérgenos. Evita zonas excesivamente húmedas, ventila bien la casa y pon su cama en lugar seco si el problema viene ocasionado por hongos. Cambia los filtros del aire acondicionado con frecuencia, usa tejidos repelentes de ácaros… Usa la dieta específica que ha recomendado tu veterinario.
Como has podido ver, por la longitud del post y la variedad de temas, no es una patología sencilla ni de tratar ni de resolver. Tu mascota tendrá recaídas y debes estar preparado para ellas.
Éste es sólo un aspecto de la dermatología veterinaria, hay muchísimos más y por ello no significa que cada vez que veas que tu perro se rasca tenga una atopia.
Otra aclaración: no se ha hablado de gatos, las hipersensibilidades y dermatitis felinas son diferentes a las caninas por lo tanto serán objeto de otro momento.

Esto es interesante…

2 comentarios

  1. Pingback: Caspa en gatos, más que un problema estético

  2. Pingback: Alergia en perros y sus síntomas ¿Cómo puedes ayudarle?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.